top of page

Energizá tu voz conectando con tu centro



Cuando aquí menciono la palabra "core" en inglés, o su traducción en español "núcleo o centro", me refiero a la totalidad del torso entre el esternón y el hueso púbico.


"Estructuralmente, notaremos que esta parte de tu cuerpo no tiene muchos huesos (a excepción de la columna vertebral y algunas costillas flotantes), pero contiene muchos órganos internos importantes que deben mantenerse sanos y salvos. Sin la estructura ósea de la que depender, toda el área debe envolverse bien para mantener la integridad de su contenido. Así que me gusta pensar en nuestra musculatura central como un paquete bien envuelto que protege los órganos internos. Aquí tienes músculos que recorren el cuerpo (transversal abdominis), en diagonal (oblicuos externos e internos) y de arriba a abajo (rectus abdominis en la parte delantera, quadratus lumborum y erectores en la parte posterior)." * (1)


Si el centro no está fuerte y equilibrado, los músculos de los hombros, el cuello, la garganta y la mandíbula se activan para ayudarte a producir tu voz. Esto produce un efecto llamado "percha" que es el de intentar sostener la musculatura desde arriba. La respiración se vuelve superficial y se produce mucha tensión en cuello, hombros y garganta.



La alineación del cuerpo afecta directamente a la respiración. Si una persona se para con el pecho colapsado, él o ella no podrá respirar con fluidez ni utilizar el soporte de la faja abdominal para la producción vocal.


Otro aspecto importante es que la fortaleza del centro no depende tanto del desarrollo muscular individual, sino más bien de que todas las partes trabajen juntas para crear estabilidad para la realización de cualquier actividad que desees realizar:


"Otra cosa obvia que hace el tronco es estabilizar la parte superior del cuerpo sobre la parte inferior. Parece que no es gran cosa, pero en realidad ser capaz de caminar sobre dos pies en lugar de cuatro es todo un desafío. Es un acto de malabarismo ya que la parte superior es pesada (cabeza, caja torácica, brazos, parte superior de la columna vertebral, además del cerebro y los órganos). Y tampoco queremos estar quietos; ¡Queremos poder movernos sin caernos! Es por eso que la parte central del cuerpo debe ser estable para brindar un soporte adecuado a la columna vertebral que asuma la mayor parte de la carga. Dado que aquí falta el soporte óseo, la estabilidad debe provenir tanto del tono muscular como del equilibrio muscular de adelante hacia atrás y de lado a lado. Es por eso que cuando se trata del núcleo, ningún músculo es más importante que el otro. Todos tienen que trabajar juntos para hacer el trabajo, especialmente cuando el cuerpo está en movimiento." * (2)



La siguiente adaptación dinámica de Dvipada Pitham enfocada en la respiración puede ayudarte a energizar tu resonancia vocal a través de la profundización del trabajo respiratorio y el fortalecimiento y apertura del centro. La estructura y el movimiento óptimo de la caja torácica tienen un efecto directo en el proceso de respiración. Nuestra respiración está conectada funcionalmente a las muchas articulaciones conectadas al área de la caja torácica: articulaciones intervertebrales, intercostales y las articulaciones que conectan las costillas con el esternón. Esta postura trabaja movilizando estos componentes, profundizando la respiración.




Comenzá de espaldas con las rodillas dobladas, los pies separados a la distancia de las caderas, cerca de los muslos. Los brazos se extienden a los lados del cuerpo.


INHALA: Elevá gradualmente las caderas mientras llevás los brazos hacia atrás. Las rodillas permanecen alineadas sobre los tobillos.


EXHALA: descendé suavemente de a una vértebra a la vez mientras los brazos vuelven a la posición inicial al costado del cuerpo.



Repetí el movimiento varias veces y luego sostené la postura. Con cada inhalación estirá ligeramente desde el cuello hasta las rodillas, con cada exhalación contraé el abdomen desde el hueso púbico hacia el esternón y presioná firmemente los pies contra el suelo. Mantené la parte posterior del cuello larga.


Esta postura ayuda a educar al cuerpo para que no haga la fuerza desde arriba (efecto percha), desde el cuello y los hombros, sino desde el tronco, la pelvis, y las piernas.


Está claro que todo lo que sucede en el sistema que compromete el apoyo, va a comprometer la respiración. Cuando no nos sentimos bien estables a través de nuestra base o centro, todas las partes de nuestro cuerpo que articulan la respiración reaccionan intentando sostenerse desde arriba.


Esta postura corrige la postura cerrada que tenemos la mayor parte del día cuando trabajamos sentados con la computadora. Nos ayuda a profundizar nuestra respiración, a conectar con nuestra verdadera resonancia vocal desde el centro de nuestro ser.


A nivel emocional, nos trae inspiración y confianza para transmitir nuestra verdad. Nos invita a salir de la zona de confort en la que estamos la mayor parte del día. Nos da fuerza y vigor. Nos brinda mayor conciencia en el apoyo de nuestro centro. Porque para saltar, antes necesitamos tomar el envión bien desde abajo, y desde ahí, no nos para nadie! ¡A volar tu voz! ¡A volar tu hermosa resonancia!



Maha Sundari

Instructora de yoga

Facilitadora de sonido


Te invito que experimentes este método del yoga vibrante ® a través de las clases semanales online los días miércoles de 19 a 20 h suscribiéndote a la membresía mensual, o que aprendas a guiarlo a través de la formación anual de Técnicas Integradas de Yoga y la Voz.


* (1) (2) Olga Kabel


Comments


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Seguinos
  • Icono social de YouTube
  • Instagram
  • Facebook Basic Square
bottom of page